[vc_row][vc_column][vc_single_image image=»5594″ img_size=»full» alignment=»center» image_hovers=»false»][vc_column_text]

Ya puedes aumentar el calor corporal comiendo

Para alegría de muchos, el chocolate puro también es una gran fuente de energía, siendo importante que sea de una pureza de entre el 75 y el 80% como mínimo, lo que reduce la presencia de azúcares. Es útil en el mantenimiento de la energía por la presencia de estimulantes, además de contar con muchos nutrientes.

También las especias colaboran en el aumento de temperatura corporal, entre las que destacan la pimienta y la canela. Además, el comino o el tomillo presentan propiedades antigripales.

Para dar ideas concretas, nos serán enormemente útiles para conservar el calor corporal comidas como las cremas y purés de verduras, caldos, pucheros y guisos, en los que es conveniente aligerar las grasas cocinándolos con verduras, como las lentejas a la jardinera o, en su defecto, evitando carnes como el tocino. Respecto a los arroces y pastas, otra opción es un arroz con verduras, al que puede añadírsele una costra de huevo para aportar proteínas, un cuscús de coliflor con naranja y anacardos –que cuenta además con la importante vitamina C de la naranja-, pasta con alcachofas y pesto de nueces, o quinoa al pesto con pollo o tofu macerado con cítricos. Un todoterreno sería un macerado de aceite de oliva con guindillas, ajo y bolas de pimienta, que se puede utilizar en tostadas, ensaladas calientes o pastas.

No es mala idea empezar el día con un café, chocolate o té caliente –como un té verde con el zumo de medio limón y miel-, y mantener la temperatura durante el día con infusiones. Éstas son una alternativa totalmente recomendable y con múltiples beneficios para la salud.

Una buena manera de aumentar nuestro calor corporal y a la vez mejorar nuestro estado de ánimo con una bebida es hervir leche vegetal –de avellana y arroz, o de soja con leche de coco- con té negro o earl grey, añadir una rama de canela, cáscara de naranja, almendra, clavo o anís y algo de cacao puro troceado, además de algún edulcorante, preferiblemente miel natural o azúcar moreno. También es recomendable acabar el día con una bebida caliente, pudiendo elaborar la misma con rooibos para evitar la presencia de teína.

En definitiva, lo importante es aportar a nuestro organismo la suficiente energía de forma equilibrada para que pueda mantener su temperatura frente al frío ambiental. Claro está que, cuanto más eficiente energéticamente sea nuestra casa, menos esfuerzo requerirá nuestro organismo para mantenerse caliente.

 

 

.

 

¿Tienes dudas?, ¿Necesitas asesoramiento?, … contacta con AFA PVC.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Share This

Share this post with your friends!